Santísimo Sacramento

Un Sacramento, para un cristiano, es un signo. Un signo de algo que se eleva por encima de nosotros. Un signo de algo que nos trasciende. Pero, ¿por qué a la Eucaristía se le designa como un Sacramento “Santísimo”?…….. Porque lo es. Ante todo porque, como dijo Cristo: ” Cuando os reunís en mi nombre, allí, en medio de vosotros, allí mismo estoy yo”.
Y en segundo lugar, porque en la Eucaristía hay una presencia real: la presencia de Cristo, en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.
Nada hay que se pueda comparar con esto. Es, de verdad, tener al Hijo de Dios al lado. ¿Qué más podemos pedir?

Tal y como fija nuestra Regla 7ª, anualmente, y comenzando el jueves anterior al Corpus Christi, se celebrará Solemne Triduo en honor al Santísimo Sacramento, terminando el domingo con Solemne Eucaristía.